Breve historia de la ilustración de moda

por coutureonpaper

A lo largo de la historia el diseñador de moda ha estado profundamente ligado a la ilustración, encargándose él mismo o contratando los servicios de un tercero. Por lo tanto, la ilustración de moda ha sido y sigue siendo un instrumento esencial en su caja de herramientas.

La ilustración de moda  abarca un campo muy amplio, en el cual podemos encontrar representaciones de prendas de vestir muy técnicas u obras con un contenido tremendamente abstracto. Los diversos cambios culturales unidos a sus correspondientes avances tecnológicos han provocado que el ilustrador de moda conciba de forma distinta su trabajo y comience a combinar los métodos tradicionales con las nuevas técnicas 2.0.

EL CAMBIO DE SIGLO

A finales de 1800 y principios de 1900, la ilustración de moda era el reflejo de la estricta sociedad de la época. Las revistas de alta costura nos muestran mujeres de clase acomodada, emperifolladas con sus elaborados trajes en medio de escenarios clásicos.

Grabado Acuarelado de Bodin, A.

De esta época podemos destacar el trabajo del gran Charles Dana Gibson, que se caracterizó por la creación de “La Muchacha de Gibson”, reflejando con sus ilustraciones a una nueva mujer victoriana.

The Edwardian pompadour, illustrated by Charles Dana Gibson (1867-1944), date unknown.

 La innovación llegó de la mano del diseñador francés Paul Poiret (“The Sultan of Fashion”), que pudo beneficiarse de las nuevas técnicas de impresión. Las nuevas formas de moda y el uso de impresión a color dio paso a un nuevo estilo de ilustración de moda. Las figuras de Poiret pierden rigidez y son mucho menos detalladas y realistas que las obras de sus predecesores. Poiret fue uno de los diseñadores de moda más creativos del siglo XX, reavivó la ilustración de moda, creó una escuela de artes plásticas, y en definitiva, supuso un antes y un después en el mundo de la moda.

 Leon Bakst se alejó al igual que Poiret del estilo rígido que caracterizaba a los ilustradores de la época, apostando por lo exótico y por el movimiento exagerado de sus figuras.

DE LOS AÑOS 20 A LOS AÑOS 30

En la década de 1920 importantes revistas como Vogue y Harper’s Bazaar comenzaron a utilizar la ilustración como principal método de propagación de noticias de moda.

vogue 1920

 Los años 20 traen consigo a la mujer que revolucionó por completo el mundo de la moda y a la que dedicaré un post más adelante: Coco Chanel. La modista francesa creó una línea marcada por la sencillez y la comodidad. Chanel consiguió dejar atrás la complicada y poco práctica elegancia de la Belle Époque, dando paso a una nueva era marcada por el confort y lo informal. Esta nueva mujer moderna, activa y liberada quedó reflejada, como es lógico, en las ilustraciones de la época. La ilustración de moda también recibió una gran influencia del art deco y la arquitectura que surgen durante estos años.

En la década de 1930 el glamour de Hollywood se apoderó de los Estados Unidos. Los nuevos looks románticos dieron paso a formas más curvilíneas en las ilustraciones de moda. Al mismo tiempo, las tendencias de moda masculina aparecen en ropa de mujer, y por tanto la ilustración de la época se verá afectada, aunque los grandes cambios surgirán en los años 40.

LA MODA DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el mundo de la moda entró en declive, y con él la ilustración. Además, durante los últimos años de 1930, Vogue había comenzado a sustituir las ilustraciones de sus portadas por imágenes fotográficas, lo que agudizó la caída del negocio. Fueron años duros para la moda, en los que la escasez de tela provocada por la contienda dio paso a una nueva mentalidad, en la que la sola idea de realizar una prenda elaborada se consideraba algo atroz.

El final de la guerra estará protagonizado por Christian Dior, que salvó a la moda de la depresión que estaba viviendo con una colección optimista y femenina, llena de vitalidad. Sus contribuciones a la ilustración de moda son enormes, valiéndose de acuarela, así como de otros medios para realizar grandes obras de arte.

Entre los años 40 y 50 destaca el trabajo de Alfredo Bouret, que trabajó para Dior, Chanel y Balmain; realizó publicaciones en Vogue y Glamour y llevó a cabo diversas campañas publicitarias.

En 1950 la ilustración de moda manifestó cambios en las siluetas, pero por lo general no hubo grandes novedades.

LOS 60 Y EL POP ART 

Fue en los 60, con la entrada del arte pop y de los nuevos estilos modernos, cuando la ilustración comenzó a cambiar. Llegó un arte abstracto y dominado por el color, de la mano de uno de los grandes, Andy Warhol. Muchos ignoran que antes de darse a conocer con la mítica lata de sopa Cambell, Warhol había sido ilustrador de zapatos en diversas revistas durante los 50. Ganó cierta notoriedad con unas ilustraciones sueltas y abstractas que fueron expuestas en la galería Bodley de Nueva York.

La ilustración de moda, por tanto, recibió una gran influencia del pop art de Warhol, pero algunos ilustradores como Wibaut Constanza y René Gruau se mantuvieron fieles al estilo de los 50.

René Gruau

 Poco a poco la fotografía se fue haciendo cada vez más común en las portadas de las revistas, lo que dio lugar a que la ilustración de moda no se recuperase totalmente del declive que había sufrido durante la Gran Guerra.

DE LOS AÑOS 70 A LA ACTUALIDAD 

En la década de 1970 predomina la figura de Antonio López, que cursó sus estudios en la FIT de Nueva York y colaboró con revistas tan importantes como Elle, Vogue y Harper’s Bazaar.

Desde finales de los 70 en adelante, la ilustración de moda ha vuelto a encontrar su lugar, con ilustradores de estilos totalmente diferentes que, a menudo, se basan en las grandes figuras del pasado. Las técnicas utilizadas son infinitas, lo que enriquece el trabajo de estos artistas y hace de la ilustración de moda un arte cada vez más rico.